Tu mejor cliente

Hoy vengo hablarte de tu mejor cliente.

Todos los días, vas a trabajar, te instalas en tu negocio, y comienzas a hacer tus faenas. En muchos casos apagando los fuegos del día a día.

Que si nos llama este cliente para que le haga con urgencia tal o cual trabajo, que si tratas de efectuar los trabajos que tenías planificados para el día, mientras no dejan de surgir imprevistos que ir solucionando sobre la marcha….etc.

El problema es que te olvidas de tu mejor cliente, y te preguntarás ¿y tu que sabes de mi mejor cliente?

Pues si lo se, tu mejor cliente eres tu mismo.

Tu mejor cliente eres tu mismo

Y es que salvo cuando estas montando tu negocio, que no te queda más remedio  que dedicarte tiempo a ti y tu negocio, porque si no sencillamente no podrías poner en funcionamiento el mismo, lo cierto es que no dedicas ni un misero segundo a pensar en ti, en tu negocio , en tu mejor cliente.

Y tu me dirás, pero si el hecho de trabajar en mi negocio ya estoy dedicándome tiempo.

¡error!

Cuando hablo de que tu eres tu mejor cliente, es dedicarte un tiempo, es decir reservar en tu agenda periodos de tiempo para pensar y reflexionar sobre tu negocio, para mejorar o para implantar ideas.

Muchas veces estoy seguro, que las mejores ideas o soluciones para tu negocio se te ocurrirán mientras conduces, o mientras te estas duchando, y eso se produce simplemente por durante ese tiempo estas dedicando algo de tiempo a pensar en tu negocio.

De ahí que insista en que reserves tiempo en tu agenda para ese mejor cliente que eres tu mismo.

Tan solo es coger la costumbre de dedicar todos los días un rato de 10 o 15 minunos o bien cada semana una hora como mínimo a trabajar para tu mejor cliente, bien para buscar soluciones a problemas que están surgiendo en la empresa, o bien para mejorar los procesos que llevas en tu negocio.

Muchas veces se hacen trabajos para tu propio negocio que se hacen por rutina o por tradición.

Como por ejemplo cada final de mes te dedicas hacer la facturación de tu negocio, y resulta que las haces a mano en un excel, y ves que se te hace cuesta arriba todos los final de mes, por el tiempo que tienes que dedicar a ello.

En el día a día no te planteas nada, simplemente porque la facturación sale adelante, y se hace correctamente.

Pero quizás si te dedicases un tiempo a pensar seguramente detectarías que sería cuestión de adquirir un programa para llevar a cabo esta tarea, a pesar de que tengas que dedicar un tiempo a aprender como funciona este, pero a la larga se haría todo más rápido, y podrías ganar tiempo para otras cosas, amén de poder controlar mejor los cobros y pagos.

Por cierto esto mismo lo podrías hacer a través de la plataforma online que en Magnus Asesores utilizamos con nuestros clientes, de forma muy sencilla.

También se dan situaciones en que te ves desbordado en el día a día, apagando fuegos como he comentado anteriormente, y probablemente es porque no has dedicado un tiempo en pensar día a día en que es en lo que se te va el tiempo día tras día, y no te has parado a pensar que a lo mejor es cuestión de planificarte la semana para no andar a la deriva en la realización de tus trabajos, y además conseguir de paso que no se te olvide nada.

O también puedes dedicar ese tiempo a pensar en como mejorar en tus procesos o rutinas de trabajo. Por ejemplo estas contestando todas las llamadas de teléfono o de emails recibidos conforme los vas recibiendo, y detectas que esto te hace perder tiempo porque pierdes la concentración en lo que estas haciendo, y ves que probablemente dedicando un tiempo de la mañana y otro tiempo de la tarde a contestar los emails, y a devolver y efectuar las llamadas, te resultaría más productivo.

A veces es tan simple como desplazar la impresora a un lugar más cercano a tu puesto de trabajo.

Otras en cambio es fijarte que tienes un producto que se vende mucho más en determinada época del año, y a lo mejor sería conveniente hacer publicidad del mismo antes de dichas fechas, para conseguir aumentar las ventas.

Lo que trato de comunicarte que es que si dedicases un tiempo todos los días a pensar en ti mismo, en tu negocio, en tu mejor cliente, conseguirías mejorar tanto en tu productividad, como en tu negocio.

Al igual que todos los días te levantas y dedicas un rato a lavarte la cara, a desayunar, y a llevar a cabo las tareas propias de tu negocio, dediques por rutina un espacio de tu tiempo de trabajo, a pensar en tu propio negocio.

Crees que es profesional pensar en tu cliente tan solo cuando vas conduciendo ¿verdad que no?, pues porque lo haces contigo mismo, con tu mejor cliente.

 

Opt In Image

Suscríbete y consigue GRATIS el ebook

CUESTIONES QUE COMO EMPRESARIO TIENES QUE SABER

Por qué es vital conocer las cuentas de tu empresa
Facturas: cómo son y cómo emitirlas correctamente
Los impuestos y los modelos de Hacienda más habituales
¡Y mucho más!

2018-06-05T12:32:05+00:00 Por |Emprender|0 Comments

About the Author:

Licenciado en Ciencias Económicas y Empresariales, y consciente de la necesidad de una nueva forma de trabajo que englobe el trato personal y el trabajo digital, creé Magnus Asesores con la intención de ofrecer un servicio 360 al cliente.

Leave A Comment

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.