Iniciar un negocio

Todos sabemos que cuando te planteas iniciar un negocio, cuando esa idea de ponerte por tu cuenta comienza a rondar tu cabeza, te exige un momento de gran esfuerzo mental y psicológico.

Al principio valoras lo positivo que te puede aportar, pero irremediablemente después, como todo ser humano tendemos a ser negativos, o al menos a valorar los contras de ponerte como autónomo, supongo que será el instinto de supervivencia del ser humano.

Eso está bien.

En cualquier caso lo mejor es tener claro que deberías hacer antes de emprender para que todas esas dudas o contras se suavicen en la medida de lo posible, para ello te remito a que busques los dos post en los que hablo precisamente de eso, de que hacer antes de emprender.

Lo que si es cierto que una vez que se ha superado esa barrera mental de iniciar un negocio, llega el momento de tomar decisiones, es algo inherente a ser autónomo.

Y lo que suelo ver en muchas ocasiones, quizás llevado por la ilusión y las ganas de hacerlo bien, es que se entra en la vorágine de la perfección, de tenerlo todo, y caes en la trampa de invertir en más cosas de las que quizás deberías.

Creo que todo negocio debería iniciarse bajo la premisa del producto mínimo viable, o lean startup.

A que me refiero con esto, pues a que deberías iniciar tu negocio con lo justo e imprescindible, con lo más básico, pero siempre con la idea en mente de que todo debe ser completamente funcional para el cliente.

Porque lo principal es validar tu idea de negocio, es decir averiguar cuanto antes si tu negocio es rentable o no.

El problema es que muchas veces nos gastamos todo el dinero en esa inversión inicial, haciendo las cosas por todo lo alto, sin pensar que a lo mejor tu negocio no sale adelante, y te das cuenta de que has efectuado una inversión que en la mayor parte de los casos no puedes volver a recuperar, no al menos en su totalidad.

Pero aún resultaría más doloroso si tienes que cerrar tu empresa, a pesar de ver que tu negocio es rentable pero necesita de tiempo para que se cree una masa crítica de clientes con los que poder sobre vivir, por eso es tan importante tener un poco de musculo financiero, para poder afrontar ese periodo. Y es cuando te das cuenta de que quizás deberías haber empezado con una inversión algo más justita, para así poder disponer de ese dinero que ahora te hubiese hecho falta.

Ojo no te estoy hablando de que montes un negocio para vender corbatas por decir algo, y que no tengas las corbatas que estas vendiendo en la tienda, pero a lo mejor es preferible tener tan solo una de cada modelo, y conforme vaya vendiendo voy reponiendo, de modo que cuando veas que el negocio funciona y que te da margen para tener un pequeño estocaje, entonces ese sería el momento de hacerlo.

O a lo mejor en vez de gastarse un dineral en equipo informático, con un pedazo de programa que te ha costado un dineral, es preferible tener simplemente una caja registradora, o conformarse con un programa más básico, quizás esto te resulte perder algo más de tiempo, pero es que cuando inicias tu negocio, y hasta que generes una clientela, lo normal es que dispongas de más tiempo, que puedes dedicar a esto.

Evidentemente no todos los negocios son iguales, ni se puede prescindir de las mismas cosas, creo que entiendes a lo que me refiero, es cuestión de aplicar sentido común, lo que si hay que tener en mente es que lo que ofreces tiene que cubrir las necesidades del cliente, y no tu ego por tener la tienda o el negocio más bonito, con el ordenador más potente del mercado, o las estanterías más fashion del momento.

Y a raíz de todo esto que estamos hablando, también veo que cuando se monta un negocio, vamos pensando en ver cuánto puedo recoger de las administraciones. Voy a ver de cuantas subvenciones me puedo aprovechar, o a ver si puedo cobrar el pago único en su totalidad.

Y respecto de esto último, el pago único, muchas veces intentamos afrontar inversiones pensando tan solo en cobrar lo máximo que se pueda del pago único.

Evidentemente si para iniciar un negocio, necesitas forzosamente acometer una serie de inversiones, y no tienes dinero propio suficiente para pagar las mismas, tienes que echar mano de este pago único si realmente lo necesitas, pero no al revés.

Hay que tener en cuenta que si solicitas el pago único, lo que estás haciendo es cobrar las prestaciones que tienes por desempleo por adelantado.

Que ocurre que en este deseo de coger todo el dinero que se pueda, te plantes bueno si obtengo ese dinero del pago único, pues entonces me cojo el ordenador más potente para la tienda, o esas estanterías de diseño que son más caras, pero son más bonitas y visten mejor la tienda.

Ten en cuenta que tal y como te indico en mi post Cambio de reglas para los autónomos II, con la entra en vigor de la Ley 31/2015, de 9 de septiembre caso de hacerte autónomo, tienes un periodo de 5 años en los que podrás retomar el cobro de tus prestaciones por desempleo caso que antes de ese tiempo ceses en tu actividad.

Imagínate que montas tu negocio y te va mal, te ves en la necesidad de cerrar las puertas de tu negocio, con todo el dolor de tu corazón. Pero que ocurre si has solicitado y recibido el pago único, que te vas al paro eso sí con una mano delante y otra detrás, sin nada, es decir no vas a poder cobrar el paro porque ya lo habías cobrado anticipadamente e invertido en tu negocio. Es mas, lo normal y eso suponiendo que hayas llevado un buen control de tu negocio, es que hayas perdido algo de tus ahorros, si no todo.

Si para poner en marcha tu negocio, forzosamente a pesar de haber aplicado el principio de producto mínimo viable o lean startup, necesitas realmente hacer uso del pago único, entonces no tienes nada que hacer, la decisión es clara.

Pero si puedes montar tu empresa sin necesidad de hacer uso del pago único, caso de que en el futuro te vieras en la necesidad de dar de baja tu negocio, podrías dentro de esos 60 meses volver a solicitar tus prestaciones por desempleo, de manera que te permita tener tiempo para o bien iniciar un nuevo negocio, o bien encontrar trabajo.

Es posible que pienses “si pero si pasa ese tiempo pierdo ese derecho a cobrar las prestaciones”, y yo te digo ¿qué mas da?, si sigues adelante después de ese tiempo con tu negocio, lo normal es porque este en mayor o menor medida te es rentable, y por tanto estás viviendo de él, eso es lo que querías, y por tanto para que quieres ahora ese pago único.

Evidentemente si haces uso del pago único, y además tu negocio va estupendamente, entonces te habrás aprovechado de ese dinero que te ha proporcionado el pago único. Pero yo te pregunto cuando montas un negocio ¿tienes la certeza de que este te va a funcionar?.

Ya te digo yo la respuesta, NO. Y eso a pesar de haber hecho estudios de mercado y todo lo que tu quieras, nunca se tiene la certeza de como va a ir un negocio.

 

Opt In Image

Suscríbete y consigue GRATIS el ebook

CUESTIONES QUE COMO EMPRESARIO TIENES QUE SABER

Por qué es vital conocer las cuentas de tu empresa
Facturas: cómo son y cómo emitirlas correctamente
Los impuestos y los modelos de Hacienda más habituales
¡Y mucho más!

2018-06-05T12:32:05+00:00 Por |Emprender|0 Comments

About the Author:

Licenciado en Ciencias Económicas y Empresariales, y consciente de la necesidad de una nueva forma de trabajo que englobe el trato personal y el trabajo digital, creé Magnus Asesores con la intención de ofrecer un servicio 360 al cliente.

Leave A Comment

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.